top of page

Aviso legal: El COLEF Andalucía no se hace responsable de las opiniones, datos y artículos publicados, recayendo las responsabilidades que de los mismos se pudieran derivar sobre sus autores. Se reserva el derecho de suprimir, parcial o totalmente, todos aquellos escritos que vayan contra la dignidad y o/moralidad de las personas

El último número de la Revista Medicina de Familia destaca el papel de las y los EFD

El editorial del último número de la Revista Medicina de Familia de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) se titula ‘Ejercicio físico en la atención médica: necesitamos a las ciencias de la actividad física y del deporte’, bajo la autoría del médico Francisco Vicente Martínez García y los titulados en CAFyD Carlos Luis Ayán Pérez y Miguel Adriano Sánchez Lastra. «Bajo este contexto aparece un modelo de actuación multidisciplinar que estaría encabezado por el personal médico de atención primaria, quien tras identificar a aquellos pacientes que se pudieran beneficiar de la práctica de ejercicio físico, los derivaría a la consulta del graduado en CAFyD. Este profesional diseñaría un plan a partir de la prescripción realizada en la consulta médica», explican los autores.


El último número de la Revista Medicina de Familia de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) -vol. 49, núm. 8, de noviembre - diciembre 2023- comienza con un editorial que nos ha sorprendido gratamente. Bajo el título ‘Ejercicio físico en la atención médica: necesitamos a las ciencias de la actividad física y del deporte’, los tres autores cristalizan por qué es importante el papel de las y los profesionales con titulación universitaria en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte.


Firman este artículo Francisco Vicente Martínez García, Médico de Familia en el Centro de Salud de Mansilla de las Mulas y presidente de SEMERGEN Castilla y León; Carlos Luis Ayán Pérez, Licenciado en Educación Física y Catedrático de Educación Física y Deportiva de la Universidad de Vigo; y Miguel Adriano Sánchez Lastra, investigador postdoctoral en la Escuela Noruega de Ciencias del Deporte, en la Universidad de Vigo y en el Instituto de Investigación Sanitaria Galicia-Sur.


Tras argumentar que la inactividad física y el sedentarismo son problemas de salud pública, se preguntan si se va a seguir haciendo lo mismo y qué se puede hacer diferente. Continúa subrayando la importancia del ejercicio físico y su individualización, para finalizar con un último apartado sobre ‘El papel del graduado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte’ en el que los autores dicen lo siguiente:


«Las limitaciones actuales en el sistema sanitario en cuanto a formación y tiempo disponible de sus profesionales para cumplir estos objetivos pone de relevancia lo mencionado en la Declaración de Hamburgo. El contar con profesionales de la actividad y ejercicio físico sería idóneo para realizar con eficiencia las labores de valoración, consejo y seguimiento de aquellos pacientes a los que se les prescribe el ejercicio físico. Esta figura profesional puede ser desempeñada por el graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (antiguamente conocidos como Licenciados en Educación Física y ahora denominados CAFyD).


Bajo este contexto aparece un modelo de actuación multidisciplinar que estaría encabezado por el personal médico de atención primaria, quien tras identificar a aquellos pacientes que se pudieran beneficiar de la práctica de ejercicio físico, los derivaría a la consulta del graduado en CAFyD. Este profesional diseñaría un plan a partir de la prescripción realizada en la consulta médica. Para ello partiría de una evaluación condicional previa, atendiendo a las características individuales de cada persona, tanto físicas como socioeconómicas, siempre teniendo en cuenta su historial médico y estando en contacto estrecho con su médica(o) de cabecera.


Existen pruebas sencillas de valoración física y funcional (dinamometría, test de los dos minutos, escala de Tinetti, etc.) que pueden ser directamente aplicados en la consulta por el graduado en CAFyD a modo de valoración inicial. Posteriormente, para concretar el consejo hacia la práctica de ejercicio, se interroga al paciente sobre sus hábitos y costumbres, características y situación de lugares públicos cercanos en los que puede ejercitarse, y se comprueban aspectos básicos que determinan dicho consejo, como una sencilla valoración postural, identificación de la técnica de marcha correcta, posibles análisis de huella plantar e incluso de movilidad articular. A continuación, se realizaría un plan de acondicionamiento físico básico que en algunos casos pudiera ir incluso acompañado de breves demostraciones de tipos de ejercicio a practicar. Se motivaría al sujeto para que siguiese el plan de trabajo propuesto y se le emplazaría para una próxima cita en la que se pudieran repetir algunas de las valoraciones inicialmente efectuadas a modo de seguimiento y se concretaría ya un plan de entrenamiento en función de los resultados logrados y las barreras de cara a su práctica relatadas por el paciente.


Otro aspecto fundamental en el que podría colaborar el graduado en CAFyD sería el de identificación y prevención/actuación ante la fragilidad, cuestión de vital importancia y que se integra dentro de la estrategia de envejecimiento activo'. A este respecto, se pueden identificar los recursos existentes en la comunidad que permitan desarrollar un plan de socialización e integración a través del ejercicio físico. Instalaciones como los parques saludables, las rutas de senderismo o las zonas de juegos populares pueden ser lugares en los que se generen grupos de actividad física que permitan la práctica deportiva colectiva planificada y supervisada por el propio graduado en CAFyD».


SI QUIERES LEER EL ARTÍCULO COMPLETO, ACCEDE A TRAVÉS DE


Las educadoras y educadores físico deportivos (profesionales con título de Licenciatura o Grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte según la disposición final sexta de la Ley 39/2022, de 30 de diciembre, del Deporte) asumimos un gran reto para mejorar la salud pública a través de lo que mejor sabemos hacer: educación física en todas las etapas de la vida, planificando e implementando programas de ejercicio físico y actividades físico-deportivas adaptados al estado de salud y la condición física de cada persona.


Es de agradecer, tanto a los autores de este artículo como al Comité editorial de la Revista Medicina de Familia, que hayan puesto el foco en lo que las educadoras y educadores físico deportivos podemos hacer por la sociedad trabajando de la mano del personal médico.


Suscríbete a nuestra página de noticias

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
RSS Noticias
bottom of page