Aviso legal: El COLEF Andalucía no se hace responsable de las opiniones, datos y artículos publicados, recayendo las responsabilidades que de los mismos se pudieran derivar sobre sus autores. Se reserva el derecho de suprimir, parcial o totalmente, todos aquellos escritos que vayan contra la dignidad y o/moralidad de las personas

Gamificación y EF: cuando John Snow, Luke Skywalker y Morfeo se colaron en la universidad andaluza


¿Te imaginas llegar un día a clase y encontrarte a Morfeo invitándote a “despertar” de Matrix para desarrollar todo tu potencial?¿O que tu universidad se convierta en el escenario de Juego de Tronos contigo como protagonista de una nueva misión?¿Y si al cruzar la puerta te transportaras a una galaxia muy muy lejana para unirte a los Jedi en la lucha contra el Lado Oscuro?¿Te imaginas entrar en el aula y verla convertida en el plató de Masterchef?


Todo es posible en la Facultad de Ciencias del Deporte de la Universidad de Granada, donde el profesor Isaac Pérez (colegiado COLEF Andalucía 9.961) transgrede cada año los límites de la ficción para sumergir a sus alumnos en una nueva aventura. ¿Cómo lo hace? Usando su imaginación y la ‘gamificación’.


“La gamificación es la posibilidad de soñar despiertos, una oportunidad de ser quienes soñamos ser y, por tanto, ofrece un contexto de aprendizaje sin límites ni fronteras, donde todo es posible, como decía Neo al final de la película Matrix. En definitiva, es como un oasis en el desierto educativo que en muchas ocasiones sufre el alumnado”, defiende este granadino que lleva 20 años dedicados a la docencia y es un referente nacional en gamificación. Un mundo en el que se inició “por casualidad”, como él mismo reconoce, y asegura que “uno de mis pilares ha sido que no hay nada mejor que aprender disfrutando, por lo que la construcción de entornos lúdicos se ha convertido en mi mejor compañero de viaje”.


“La gamificación es la posibilidad de soñar despiertos, una oportunidad de ser quienes soñamos ser. Ofrece un contexto de aprendizaje sin límites, donde todo es posible”

La gamificación en la Educación Física


Según este innovador docente en el Grado de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, su objetivo principal al adoptar esta estrategia metodológica fue “evitar que los alumnos vivieran su particular día de la marmota cada vez que acudían a clase”, y sostiene que el gran beneficio que aporta esta es incrementar la motivación del alumnado.

En este sentido, lamenta que “aún hoy hay quien considera que basar el aprendizaje en la gamificación resta seriedad a nuestro trabajo en la universidad, cuando es todo lo contrario, pues si recordamos cuando éramos pequeños, pocas cosas nos tomábamos más en serio que los juegos, donde nuestra implicación era máxima”. “Ojalá llegue el día en el que todos desarrollemos nuestra docencia con la misma ilusión, compromiso y pasión con la que jugábamos de niños”, asegura.


Para el docente andaluz, gamificar en la Educación Física es “cautivar al alumnado para sumergirlo en una aventura que le permita alcanzar una finalidad educativa que trascienda el final de la experiencia, a partir de un propósito apasionante y donde los retos y recursos que plantee el docente, que actúa como guía pero no es el protagonista, deberán estar coherentemente integrados en la narrativa que haya construido”. Por ello, subraya que “es muy importante que los alumnos dejen ese rol pasivo de calentadores oficiales de silla y pasen a ser los verdaderos protagonistas de su formación y, por tanto, del tiempo de clase. En este sentido, la gamificación es una estupenda aliada”.


“Ojalá llegue el día en el que todos desarrollemos nuestra docencia con la misma ilusión, compromiso y pasión con la que jugábamos de niños”

En cuanto a la ventaja de aplicar la gamificación en la asignatura de Educación Física con respecto a cualquier otra, este profesor señala la alta interacción entre los propios alumnos y con el docente que se genera en esta materia por su singularidad, “un factor clave a la hora de enriquecer una experiencia de gamificación”. Por el contrario, el principal inconveniente es el elevado componente lúdico que caracteriza a esta asignatura, lo que en ocasiones lleva a confundir jugar con gamificar.


Cómo aplicar con éxito un proyecto de gamificación


Elaborar un proyecto de gamificación con éxito no es fácil. Requiere de imaginación, planificación y coherencia, así como de un relato atractivo para los alumnos, generando en ellos una necesidad. Así se demuestra en las propuestas que ha desarrollado Isaac Pérez en sus clases, como ‘Los primeros Jedi’, ‘MatrixrEFvolution’ o ‘gamE oF thrones: la ira de los dragones’, entre muchas otras.


“Es importante aprovechar la oportunidad que nos ofrecen los gustos e intereses del alumnado a la hora de construir una narrativa que articule nuestra propuesta, y donde nuestra finalidad docente no debería ser la de los alumnos en la aventura, sino el medio que les permita lograr el objetivo que los lleve a la acción”, detalla el experto en gamificación, quien recomienda a los profesores ver series, jugar a juegos de mesa y hacer algún escape room para afrontar la mayor dificultad a la hora de elaborar el proyecto: el síndrome del folio en blanco.


Según la experiencia de Isaac Pérez, para que el proyecto de gamificación prospere es necesario conjugar siete aspectos esenciales: un objetivo trascendente que nazca de una necesidad; tiempo suficiente para alcanzar el propósito educativo previsto; coherencia narrativa de todas las actividades y aspectos que conforman la propuesta; una experiencia emocionante y que genere expectación; motivación desde una perspectiva CCC -con Conciencia crítica, Creatividad y Compromiso- para que el proyecto trascienda las horas lectivas; un docente motivador que guíe a los alumnos en el proceso, y la participación voluntaria del alumnado en el proyecto.


Gamificación: una estrategia metodológica galardonada


La gamificación es una estrategia metodológica que funciona, como demuestran los numerosos galardones que ha obtenido Isaac Pérez por proyectos de este tipo. Reconocido como el quinto mejor docente universitario de España en 2017, ha sido además merecedor, hasta en tres ocasiones, del premio anual COLEF Andalucía a la mejor práctica profesional de carácter innovador. El último, en 2020, por su trabajo ‘MasterchEF’, inspirado en el televisivo programa de cocina, un galardón que ha recibido con la misma ilusión que la primera vez.


“La simple posibilidad ya era tremendamente emocionante, dado que no era una ilusión personal sino compartida por todos los que están detrás de MasterchEF. Es también un reconocimiento a los alumnos, pues los proyectos son lo que son gracias a sus protagonistas, que son los que le dan vida y los hacen realidad”, confiesa.

“La simple posibilidad ya era tremendamente emocionante, dado que no era una ilusión personal sino compartida por todos los que están detrás de MasterchEF”

Sobre este proyecto, su autor explica que aprovechó la popularidad del programa de cocina para desarrollar los conocimientos y competencias que el alumnado debe adquirir de cara a su futura labor docente, y reconoce que “superó, con mucho, mis expectativas iniciales”. Así, destaca “la enorme evolución del alumnado a lo largo del proyecto” gracias a la motivación que les generó la propuesta, lo que dio lugar a una gran implicación y dedicación tanto dentro como fuera del aula. Además, no quiere pasar la oportunidad de reconocer el fantástico trabajo de Carmen Navarro Mateos (la otra “chEF” del proyecto), sin quien nunca hubiera sido lo mismo ni hubiera merecido tanto la pena. Su colaboración fue determinante para enriquecerlo de manera muy especial.


Premios COLEF Andalucía


El Colegio Oficial de Licenciados en Educación Física y en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de Andalucía creó hace ahora 25 años los Premios COLEF Andalucía con el objetivo de reconocer y promover los esfuerzos de los investigadores que hacen posible el crecimiento y desarrollo de nuevos trabajos científicos.


Desde entonces, estos premios anuales han ido creciendo y consolidándose hasta alcanzar las cuatro categorías que lo conforman en la actualidad. Así, a la modalidad de investigación se le suman los premios a la mejor práctica profesional de carácter innovador, que alcanza en 2020 su novena edición, y los premios al mejor Trabajo de Fin de Grado (TFG) y Trabajo Fin de Máster (TFM) que cumplen su tercera convocatoria.


Se trata de unos premios muy valorados por los profesionales de las Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, como destaca el propio Isaac: “Todo lo que sea poner en valor y dar visibilidad al gran trabajo que muchos docentes realizan en la actualidad me parece una iniciativa importantísima y muy necesaria, y más cuando nace precisamente del propio colegio de licenciados, como es en nuestro caso”.


Para él es especialmente importante en el ámbito de la Educación Física para que tanto el alumnado como la sociedad en general vean “el enorme valor formativo que posee, así como su gran importancia en el día a día de cualquiera de nosotros”. “De este modo lograremos evitar los numerosos casos de descrédito que seguimos encontrando actualmente en los medios de comunicación y diferentes series de televisión o películas, donde se fomentan estereotipos que ridiculizan tanto a la asignatura como a sus profesionales, con graves consecuencia para ambos”, subraya.

“Todo lo que sea poner en valor y dar visibilidad al gran trabajo que muchos docentes realizan me parece una iniciativa importantísima y muy necesaria, y más cuando nace del propio colegio de licenciados”

Según el docente, los Premios COLEF Andalucía dan visibilidad y difusión a trabajos de investigación y prácticas profesionales de carácter innovador “que pueden ser un material de gran ayuda para poder enriquecer nuestras prácticas diarias”. “Al pasar el filtro de un jurado integrado por diversos profesionales del área que valora las propuestas, entiendo que para muchos les aporta un plus de calidad que le otorga una importante garantía y respaldo. Además, el hecho de reconocer también los Trabajos Fin de Grado y Máster de los alumnos supone para muchos de ellos un aliciente más, incrementando en algunos casos su dedicación y rigor”, concluye.


Este profesional colegiado de la Educación Física habla desde la experiencia de sus más de 20 años de dedicación a la docencia, de sus nueve años aplicando la gamificación en sus clases universitarias y desde la pasión que pone a todo lo que hace y que, sin duda, es y merece ser contagiosa. Numerosos reconocimientos y publicaciones a lo largo de su trayectoria avalan el éxito de su metodología de enseñanza: jugar como niños para aprender como adultos.


Toda la galaxia puede estar tranquila: mientras siga habiendo profesores como Isaac Pérez, el lado luminoso de la Fuerza siempre triunfará, expandiendo la motivación, el compromiso y la profesionalidad en la docencia. ¡Que la Fuerza les acompañe a todos ellos!


Entradas destacadas