Aviso legal: El COLEF Andalucía no se hace responsable de las opiniones, datos y artículos publicados, recayendo las responsabilidades que de los mismos se pudieran derivar sobre sus autores. Se reserva el derecho de suprimir, parcial o totalmente, todos aquellos escritos que vayan contra la dignidad y o/moralidad de las personas

Vencer al dolor mediante ejercicio físico: nuevo abordaje en el tratamiento de la lumbalgia crónica


Víctor Segura (en el centro) y su equipo de trabajo en el H. U. Virgen de las Nieves de Granada.
Víctor Segura (en el centro) y su equipo de trabajo en el H. U. Virgen de las Nieves de Granada.

Desde septiembre de 2021, el Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada viene desarrollando un novedoso programa de intervención en el que 105 pacientes que sufren lumbalgia crónica reciben tratamiento con el ejercicio físico como eje central del mismo. Este proyecto de investigación, en el que participa un grupo multidisciplinar de profesionales de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (CCAFD), Medicina, Fisioterapia y Terapia Ocupacional, entre otros ámbitos, está liderado por el doctor en Biomedicina y profesional colegiado en CCAFD del COLEF Andalucía Víctor Segura Jiménez (col. 64 937).


Desarrollado dentro del Sistema Andaluz de Salud, el programa pretende recabar información para poder analizar la asociación existente entre los niveles de actividad física, sedentarismo y fuerza/resistencia muscular con parámetros de dolor, discapacidad, calidad de vida, salud mental, sueño y parámetros de la marcha en pacientes con lumbalgia crónica. Su objetivo es claro: que dicho proyecto sea transferible a la realidad y pueda tener continuidad en el sistema sanitario andaluz.


“Este programa de intervención nos va a permitir determinar si el tratamiento es efectivo para aumentar todos esos componentes que definen la calidad de vida del paciente con lumbalgia crónica. Podremos comprobar, también, el efecto a largo plazo, tras un periodo de tres meses desde la finalización de la intervención, sobre las variables estudiadas”, explica Segura.


Para ello, se han establecido tres grupos de intervención: en primer lugar, un grupo de ejercicio de fuerza centrado en trabajar la musculatura del core (musculatura profunda y estabilizadora del tronco) y el resto de la musculatura de forma más global, mediante ejercicios de fuerza; un segundo grupo de ejercicio de fuerza + mindfulness incluye el mismo trabajo que el grupo anterior y, adicionalmente, un programa de mindfulness en el que se trabaja la atención consciente; y, en tercer lugar, un grupo control que realiza las actividades de rehabilitación que los pacientes reciben usualmente desde el Servicio de Traumatología y Rehabilitación del Hospital Universitario Virgen de las Nieves.


Todos los grupos acuden al centro dos días por semana en sesiones de 45 minutos durante un periodo de ocho semanas, a excepción del grupo que incluye mindfulness, el cual adicionalmente acude un día a la semana en sesiones de 2,5 horas para su correspondiente práctica.


“Un total de 105 participantes, 35 en cada grupo, están participando actualmente en el proyecto y, aunque aún no tenemos resultados constatados, sí estamos observando mejoras físicas y de bienestar en los participantes, que incluso manifiestan su mejor estado de salud”, asegura Víctor Segura.


“En este momento, estamos centrados en la línea de lumbalgia crónica inespecífica, pero lo ideal sería crear en el centro una nueva línea de investigación en Medicina Deportiva, enfocada en la actividad física y el ejercicio como herramientas para prevenir enfermedades y mejorar la calidad de vida y la salud general de diversas poblaciones clínicas”, añade el investigador.


Nuevo paradigma en el abordaje del tratamiento


En la actualidad, la prescripción de medicamentos continúa siendo la opción generalizada a la hora de tratar a los pacientes dentro de los sistemas de sanidad pública. Sin embargo, existe una corriente cada vez mayor que propone una evolución de este tipo de abordaje clásico del tratamiento de la enfermedad y que incluye, precisamente, el ejercicio físico como parte fundamental.



Así, según Víctor Segura, “la forma idónea y más eficaz de abordar el tratamiento de las personas aparentemente sanas, con factores de riesgo y/o con alguna patología, es fundamentalmente una buena intervención de un equipo multidisciplinar de profesionales (médico, fisioterapeuta, terapeuta ocupacional, readaptador, preparador físico, psicólogo, nutricionista, etc.) basado en el respeto competencial y la confianza mutua, con el objetivo de recuperar funcionalmente al paciente a sus actividades y obligaciones diarias”.


En este sentido, cabe señalar que en la actualidad se están desarrollando modelos exitosos en el ámbito privado en los que se apuesta por el trabajo coordinado de varios profesionales de disciplinas complementarias con la inclusión de ejercicio físico en poblaciones con diversas patologías. Entre sus beneficios, la mejora del coste-efectividad, llegando incluso a ser igual o más eficaz en algunos casos que la propia medicación.


“La idea fundamental es introducir en el propio SAS este modelo de trabajo basado en equipos multidisciplinares que incluyan profesionales CCAFD y en los que, cuando sea necesario, el equipo médico supervise el proceso”, propone el especialista.


Readaptación y rehabilitación: complementarias y necesarias


Asimismo, Víctor Segura recuerda que el profesional titulado en CCAFD está formado para llevar a cabo un proceso de readaptación, enfocado en el ejercicio físico pautado, que facilitará la transición entre la enfermedad y la completa recuperación hasta que el paciente vuelva a un estado funcional adecuado que le permita desenvolverse con garantías en su vida cotidiana y evitar una recaída o la aparición de alguna lesión o patología adicional. Por su parte, el proceso de rehabilitación, llevado a cabo por la figura del fisioterapeuta, trata de ayudar al cuerpo para facilitar las funciones biológicas que recuperan la normalidad de las estructuras lesionadas/debilitadas.


“Tenemos que tener claro que los conceptos de rehabilitación y readaptación son complementarios y en el proceso de recuperación no deben pasarse por alto, ya que son necesarios el uno y el otro”, sentencia al respecto Víctor Segura.


Un equipo de investigación multidisciplinar


El grupo de investigación que desarrolla este programa de intervención es el TECe20-Rehabilita-T, situado en el Hospital de Neurotraumatología y Rehabilitación del Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada. El proyecto está asociado a un Contrato Miguel Servet, financiado por el Instituto de Salud Carlos III y cofinanciado por el Fondo Social Europeo. En el día a día, además de Víctor Segura, participan los profesionales CCAFD Belén Donoso (investigadora postdoctoral Margarita Salas), Alba Villegas, Gavriella Tsiarlestoon y Josenri Fernández, junto a los fisioterapeutas Yolanda Gil y Santiago Enmanuel Montes (estancia investigación México). Cuenta con el apoyo de Inmaculada García (jefa de servicio), Rocío Pozuelo (jefa del grupo TECe20-Rehabilita-T), Patrocinio Ariza (doctora y profesora en Terapia Ocupacional), Miguel Membrilla (médico rehabilitador) y Antonio Mesa (supervisor de Fisioterapia). Además, han colaborado Yolanda Castellote (profesora de Fisioterapia en la Universidad de Jaén), Manuel Delgado (catedrático de CCAFD de la Universidad de Granada) y Pablo Molina (investigador postdoctoral CCAFD del IBS de Granada).



Los profesionales CCAFD tenemos que hacernos oír y dar a valer, demostrar que somos también una pieza fundamental dentro del ámbito de la salud”

Si me lo preguntan hace unos años, jamás hubiese pensado que a día de hoy podría tener mi centro de trabajo en un hospital. Sin embargo, la ilusión por marcar la diferencia y trabajar en la mejora de la salud de los pacientes desde el ámbito sanitario, junto con la suerte de toparme con los profesionales que me acogieron en este camino, hicieron que se convirtiese en una realidad. Tengo la suerte de poder trabajar actualmente en el hospital y compartir mi día a día con profesionales de diferentes ámbitos. Es un proceso muy enriquecedor y creo que quienes más lo agradecen finalmente son los pacientes. Hasta el momento, estamos recibiendo muy buenas críticas por parte de ellos y nos están animando a continuar con más proyectos de este estilo, ya que están notando los cambios y mejorando la sintomatología asociada a su enfermedad con nuestra intervención. Esto pone de manifiesto nuestra profesionalidad y la repercusión que podría tener en el paciente la inclusión del profesional en CCAFD en el SAS. Por lo tanto, animaría a todos aquellos profesionales de CCAFD a que se hagan oír y dar a valer, y demostrar que somos también una pieza fundamental dentro del ámbito de la salud. Nuestra profesión ofrece una adecuada preparación para poder diseñar, dirigir y evaluar la práctica de ejercicio físico, y personalmente, creo que de aquí a unos años cada vez tendremos más cabida dentro del SAS, ya que es una necesidad que se lleva demandando desde hace unos años”.

Suscríbete a nuestra página de noticias

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
RSS Noticias